Se trata de una técnica con baja evidencia científica. Consiste en un procedimiento donde se extrae sangre del paciente y posteriormente se selecciona el plasma rico en plaquetas. Después, el plasma se aplica en la zona a tratar del paciente.