Las áreas posteriores y laterales de la cabeza (zona donante), están genéticamente programadas para crecer toda la vida. Por lo tanto estos folículos no se ven afectados por la testosterona, lo que permite que una vez injertados en la zona receptora, continúen creciendo con normalidad.