Por razones médicas no existe ninguna razón para dejar de trabajar, no obstante, en caso de ser necesario, se puede planificar el trasplante capilar para un fin de semana.